Adiestramiento de Periquitos

Cuidados de los periquitos Comportamiento de los periquitos Enfermedades de los periquitos Cria del periquito razas de periquitos Adiestramiento de periquitos

periquitosAdiestramiento de los Periquitos - Como adiestrar un periquito. Encuentra toda la información sobre el adiestramiento de los periquitos.

Lo bueno para amaestrar a un periquito es que sea lo más joven posible, siendo lo ideal que amaestres a uno que tu mismo has criado, ya que, de esta forma, si desde que estaba en el nido con sus padres lo has ido cogiendo de vez en cuando (tampoco hay que cogerlos demasiado para que los padres no los aborrezcan ) es muy fácil de amaestrar porque no te tienen ningún miedo.


El momento ideal para coger a un periquito y domesticarlo es nada más ha comenzado a comer, y es todavía mejor si no ha aprendido a volar porque así te lo puedes poner en la mano y dejarlo ahí durante un buen rato hasta que te pierda el miedo natural que ellos nos tienen.

Si no tenéis la posibilidad de obtener un periquito tan joven el proceso de domesticación es algo más largo, pero los resultados finales son los mismos. Con los adultos hay que tener más paciencia. Lo que haremos en estos casos es llevar la jaula del periquito nuevo a un lugar tranquilo donde no se asuste mucho pero donde el pueda observarnos y que se acostumbre a nuestra presencia. Cuando hayan pasado unos días (2-3) meteremos una varilla muy delgada en la jaula e intentaremos que se suba a ella presionando la zona donde el cuerpo se une a las patas del periquito, cuando se suba a la varilla sin problemas sustituiremos esta por el dedo y solo cuando ya no muestre ningún miedo por el dedo empezaremos a acariciarle.


Si cuando metemos la varilla o el dedo y el periquito se asusta y aletea no hay que sacar la varilla ya que si lo hacemos él habrá ganado; tarde o temprano se acostumbrará a que esas cosas no le hacen daño. Es muy importante hablar al pájaro en un tono dulce en todo el proceso de domesticación . Los periodos de domesticación deben durar de 10-15 minutos y repetirse como mínimo 3 veces al día. Solo lo sacaremos de la jaula cuando se suba con toda tranquilidad a nuestro dedo y teniendo mucho cuidado de tener todas las ventanas cerradas para que no se escape y las cortinas cerradas porque tienen tendencia a querer atravesar los cristales.